Buscar
  • Detrás de la Pizarra Podcast

16 - Género



En esta ocasión invitamos a Stephanie a platicar con nosotros ya que en los últimos meses (jul - sep 2019) la violencia de género en México se ha redimensionado de forma negativa. Lo más responsable es cuestionarnos y preguntarnos qué se puede hacer al respecto, para buscar contribuir desde nuestras posibilidades. Como docentes, permanecer inertes frente a la problemática significa desaprovechar la oportunidad de generar conciencia en las aulas.

En los últimos años ha existido más apertura sobre el tema. Se ha hablado de los crímenes y la gente comienza a expresar lo que va viviendo día a día. Visibilizar que el fenómeno existe es un primer paso de vital importancia, puesto que se van sumando las personas que no se quedan calladas. Estadísticamente no podemos corroborar si la cantidad de casos se ha incrementado, pero es un hecho que la cantidad de casos conocidos, enunciados, se ha incrementado.


Los profesores pueden ayudar a que se genere una transformación duradera desde las aulas. El cambio no necesariamente será inmediato, pero sin duda podemos incidir en la creación de un mejor futuro. La educación ha tenido su parte en culpa en el origen de la mayoría de los problemas sociales: violencia, corrupción, discriminación. Esto se debe a que la educación determina las actitudes, valores y principios que influyen en la forma en que las personas se van a comportar.


La educación en casa también es indispensable. Desde el hogar se inculca la ética y los valores. En casa se determina cómo te vas a conducir en la vida. Tal vez en la escuela no se pueda modificar los valores inculcados en casa, sin embargo se pueden cuestionar.

Valores de familia contra valores en un contexto social más grande. Enseñar a los alumnos a ponerse en contacto con una forma diferente de reaccionar a las situaciones conocidas.


El aula también es un espacio natural para cuestionar y abolir la asignación de roles de género. El principal elemento de resistencia suele ser el profesor. Visto desde el género femenino, muchas veces se toman posturas consideradas masculinas simplemente como estrategia para avanzar en puestos de liderazgo a causa de los estereotipos. Por ejemplo, la rudeza es asociada con la masculinidad. No se habla de un liderazgo de humildad. “Está actuando como hombre para ser un buen líder” en vez de: “Está actuando como líder para ser un buen líder”. Cuando una mujer actúa como líder, se le da el adjetivo de masculino.

Como profesores, parte de lo que se puede hacer para acabar con los estereotipos que se presentan en la actualidad es normalizar la participación de las mujeres en actividades típicamente masculinas sin generar un discurso alrededor. No se trata de una excepción. Hacer natural la igualdad de género, no mitificarla. Decisiones tan directas como decir la doctora y el enfermero, en vez de el doctor y la enfermera, pueden desatar un cambio. Acostumbrar a los estudiantes a visualizar a la mujer y al hombre como iguales.



¿Qué puedes implementar como profesor si quieres ayudar a erradicar la violencia de género?

- Cuestionar los roles.

- Normalizar la diversidad de actividades sin género.

- Generar actividades libres de género.

- Supervisar las dinámicas grupales y las interacciones.

- Cuidar las visualizaciones que generas.


Tener un frente unido es la clave, es más fácil crear un cambio juntos. Hacer eco y comentar en la clase sobre los acontecimientos de forma que los alumnos puedan darse cuenta de las diferentes perspectivas que existen. Ellos van a tener la opción de cuestionarse de forma individual si quieren cambiar de ideología. Se trata de que no vivan en una burbuja. Tienen que aprender a criticar la información que reciben para que puedan formar su propio criterio.


La idea es abrirles la mente.



Stephanie es profesora en preparatoria de Psicología, Pensamiento Filosófico y Teoría del Conocimiento. También es profesora adjunta en posgrado para la materia de Psicoterapia.



La Psicoterapia es una corriente que trabaja con las emociones, pensamientos, y su vinculación con el cuerpo físico; ya que en el cuerpo físico se quedan grabados los traumas causando que el sistema nervioso reaccione en función de estas memorias posteriormente. El punto es liberar estas memorias para que el cuerpo pueda expresarlo de forma positiva a través de los pensamientos.

0 vistas

© 2023 by AMUSE BOUCHE. Proudly created with Wix.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon